lunes, 16 de abril de 2012

La Próxima Guerra




La próxima guerra es, claro, la que se desarrollaría entre Irán e Israel, con el apoyo -no podría ser de otra manera- de Estados Unidos. Obama ha repetido muchas veces que para él la solución ideal es la diplomática. Lo que no parece tan claro es que para Benjamin Netanyahu y el Gobierno israelí esta sea también la mejor solución. Curiosamente, el presidente demócrata no es santo de la devoción de Netanyahu (un sentimiento recíproco que Obama comparte con Nicolás Sarkozy, que lo calificó de “mentiroso insoportable“), pese a que en política exterior la Administración Obama ha sido un aliado firme e inquebrantable del Estado judío -recordemos, por ejemplo, el veto estadounidense al reconocimiento de Palestina como Estado en la ONU o la retirada de fondos de la UNESCO tras la admisión de Palestina con una abrumadora mayoría-.
Irán está cerca de construir la bomba atómica. Indudablemente, esto es una amenaza para Israel, Estado al que no reconoce la República Islámica de Irán y sobre el cual Ahmadineyad ha repetido en numerosas ocasiones que le gustaría ver borrado del mapa. Además, una vez que Irán tenga la bomba queda abierto el camino para una peligrosísima carrera armamentística en la región. Las monarquías suníes del Golfo no querrían ver bajo ninguna circunstancia cómo la República Islámica chií se convierte en el hegemón regional -ambición implícita del régimen de los ayatolás-.
Por otro lado, los precedentes para Irán son claros, teniendo en cuenta los recientes ejemplos de intervenciones occidentales en Irak o Libia. La comparación entre Corea del Norte y Libia es totalmente esclarecedora: el armamento nuclear es el ‘seguro de vida’ para el régimen. Con él están protegidos, sin él son vulnerables.
Paradójicamente, la amenaza viene al no tenerlo pero desearlo. Israel ya está, de hecho, llevando a cabo una guerra secreta contra el programa nuclear iraní -desde ataques informáticos a asesinatos selectivos de científicos-. La cuestión ahora es si vamos a pasar a palabras mayores.
Sin embargo, ¿podría un ataque israelí eliminar la amenaza? Como bien nos advierte Aaron David Miller en Foreign Policy, “nadie puede impedir que Irán adquiera el arma nuclear salvo los propios iraníes”. La incertidumbre, además, es grande. ¿Se levantará la población contra el Gobierno por su terquedad o, por el contrario, aflorará el nacionalismo y servirá como factor de unión para todos los iraníes al verse atacados por un enemigo externo?
El resultado de un hipotético ataque israelí, como advierte Lluís Bassets, podría provocar el cierre del estrecho de Ormuz -acción que afectaría al precio del petróleo y al suministro de crudo mundial-. Existe el riesgo, a su vez, de relanzar el sentimiento de antiamericanismo en la región, algo que Obama se había propuesto mitigar, tanto a través de su acción exterior como en sus famosos discursos de El Cairo y Yakarta.
Las previsiones apuntan a primavera o verano para el comienzo de los ataques. La Unión Europea, por su parte, ya ha puesto en marcha importantes sanciones: el Consejo de Exteriores ha aprobado un embargo total a las exportaciones de petróleo iraní que entrará en vigor el 1 de julio de este año. ¿Qué pasa si no funciona? Antonio López Istúriz, secretario general del Partido Popular Europeo, nos ha dicho en nuestro último podcast que Europa de verdad espera que funcione. Sin embargo, como ha evaluado el Scorecard de ECFR, la política exterior europea respecto a Irán, pese a que las posiciones europeas están muy unidas, no obtiene los resultados esperados.
¿La próxima guerra?
Por Javier García Toni







1 comentario:

  1. Cuando se trata de la guerra, de la historia hasta el final de las preocupaciones de la gente, el futuro de la guerra se producirá? ? ?

    ResponderEliminar